Entradas

Mostrando entradas de junio 28, 2009

OTROS EXILIOS

Imagen
Kundera se exilió y mientras se exiliaba, aprendía a exiliar y sin pensarlo, acabó descubriendo la taxonomía del exilio.Como Colón, quiso ir a las Indias y se encontró con América: su exilio de la sociedad, es derrumbar lo totalitario, en lo axiológico más que en lo político.Es precisar la lítost, ese “estado de padecimiento producido por la visión de la propia miseria puesta repentinamente en evidencia” .Puntal de “El libro de la risa y el olvido”.Su novela hace lo que puede hacer, vivir en completo concubinato con la risa, el olvido, la memoria, la levedad, la frivolidad, la lítost, el exilio y el autoxilio. Corren los días del comunismo soviético en Praga, entonces ciudad deChecoslovaquia, ahora República Checa.Kundera es uno más de los cientos de escritores y científicos exiliados en Europa.Desde 1975 reside en París y aún escribe. El exilio ha rajado la cortina de Kundera, un exilio de contornos diferentes.

Aunque para muchos, “El libro de la risa y el olvido” se trata de una hist…

Destacados comunicadores serán distinguidos con el Premio: "Comunicador de la Paz" 2009

Porto Alegre, 30 de junio (MUTICOM) – Los comunicadores Javier Darío Restrepo y José Márquez de Melo, en la categoría trayectoria de vida; Mons. Oscar Arnulfo Romero y Monseñor Leonidas Proaño, en la categoría homenaje póstumo; son los seleccionados para ser distinguidos con el Premio "Comunicador de la Paz" en este año 2009.

La decisión la dio a conocer la Junta Directiva de OCLACC, la mañana de este martes 30 de junio, luego de someter a escrutinio las 11 candidaturas que fueron oficialmente inscritas y calificadas para postular al Premio en las dos categorías.
El Premio Comunicador de la Paz, instituido por OCLACC, es un reconocimiento a la trayectoria de vida a favor de la promoción de la paz, la justicia, la solidaridad, la democracia y la participación ciudadana que cumplen los comunicadores latinoamericanos.
La OCLACC decidió también entregar una distinción de honor al periodista y comunicador Washington Uranga, como reconocimiento a su aporte en la construcción de las o…

240 horas para poner en tierra lo aprendido

Imagen
Tras cinco años de pasar entre las aulas, la biblioteca y el bar, la vieja rutina termina. Las pruebas y los exámenes ahora se rinden en medios de comunicación, empresas, instituciones y organizaciones, en un período de 240 horas que compone la práctica pre-profesional.

Dos conceptos se interceptan: cantidad y calidad, teoría y práctica. Aunque, el tiempo de pasantía, como también se lo conoce, es inferior comparado con las jornadas en las aulas, lo que importa es aplicar y “vivir” lo aprendido y lo no aprendido. Significa aprender haciendo.

He aquí una vieja discusión, un dualismo que no puede ser separado y que por el contrario, se alimenta de lado y lado: teoría y práctica. Para los escolásticos, y uno de los máximos representantes Santo Tomás de Aquino, la ciencia se sintetizaba en que “la teoría por simple extensión se hace práctica; lo que es la afirmación de la necesaria conexión entre el orden de las ideas y el de la acción”.

Para muchos, la teoría es tiempo perdido y la práctica…