Entradas

Mostrando entradas de noviembre 15, 2009

Radioteatro ¿por qué?

“El drama es vida, expresión de vida”[1]. El cambio, el movimiento, históricamente, siempre nos ha interpelado.  La acción nos atrae y he aquí donde reside nuestra esencia dramática.  Sí, trajinamos en vidas propias y vidas ajenas, en emociones y sensaciones, en la alegría y en la tristeza y en todo aquello que nos hace y que ni siquiera las palabras podrían definir.  




La radio no puede olvidarse de ser humana, de ser portavoz de aquello que somos. La radio no puede perder el arte.  “La radio está en condiciones de potenciar su capacidad estética y artística”, como diría Ricardo Haye.  El arte es eso sensibilidades y quizá por eso el género dramático sea el mejor representante del lado artístico de la personalidad radiofónica.

Porque aun cuando es un género en desuso, es el que más ha desarrollado lo creativo de la producción radial.  Tanto para dar cuenta de las realidades sociales, de los discursos, como para entender lo poética que puede ser en sí misma.  Lo recursiva e inagotable. …

Ella

Imagen
Mi sentencia está
a tu lado
condéname,
dame tu pena

Perforemos más agujeros
de los que tenemos
los dos en
nuestra mente.

Vigilantes, callejeros
envases rotos
de líquidos
rancios.

Ensayemos el espacio
Desmayemos a la muerte
Que vendrá pronto
A secar nuestros besos.

Lejos

Imagen
Lejos es más una sensación
que un estado físico.
Cerca puede ser un clic,
una voz, un telegrama,
un juego de naipes.

Lejos están las personas
juntas en un bus,
los gobernantes y su pueblo
en un mismo país,
los padres de sus hijos
en la misma casa.

Cerca estamos nosotros
que no andamos
en el mismo bus
todos los días,
ni nos gobierna
el mismo presidente.

Cerca estamos cada vez que
nos sentimos,
hablamos en voz baja
de nuestra última
melodía.

La vida es una recarga
que nunca se nos cuelga.
El nuestro es un sistema
de memoria expandible,
de programas de color y
de códigos azarosos.

Estamos cerca y alegres
y tristes de necesidad.

Amor se hace,
amor se busca,
amor se encuentra,
amor se quiebra.

Amor de cuerpos ausentes
y monitores calientes.
Amor de besos
que saben a litio.

Pero al fin amor,
pero al fin dolor.

Y sólo esperamos
una sesión en vivo
para resetear,
después de meses,
una red de cuerpos
y ventanas.